Por primera vez, vemos el núcleo de un planeta expuesto

  • Compartir Este
Ricky Joseph

Nunca antes habíamos visto algo así, un núcleo de planeta expuesto que revolotea cerca de su estrella. TOI-849b, como se le ha llamado, es el núcleo de lo que algún día será o fue un planeta gaseoso.

El descubrimiento podría arrojar luz sobre lo que sabemos acerca del proceso de surgimiento, desarrollo y evolución de un planeta, y del propio sistema solar. Es un momento único para que los científicos obtengan más información.

"El descubrimiento de este planeta demuestra que la formación y la evolución de los planetas se producen de formas inusuales no previstas por el estudio del sistema solar", dijo David Armstrong, autor principal del estudio, a Space.com.

El descubrimiento fue realizado por el TESS (Transiting Exoplanet Survey Satellite), un telescopio espacial dirigido por el MIT (Instituto Tecnológico de Massachusetts). El TESS también cuenta con el apoyo de la NASA.

También utilizaron algunos datos del HARPS (Buscador Radial de Planetas de Alta Precisión). El equipo pertenece al ESO (Observatorio Europeo Austral), situado en el desierto de Atacama, Chile.

El planeta está muy cerca de la estrella, tanto que completa una órbita cada 18 horas. A modo de comparación, el período orbital de Mercurio, el planeta más cercano al Sol, es de 88 días.

Venus, el planeta más caliente del sistema solar, tiene una temperatura media en su superficie de unos 460 grados centígrados.

El prototipo de planeta

Un núcleo de ese tamaño debería haber adquirido una gran capa de hidrógeno y helio tras su formación, adquiriendo un tamaño similar al de Júpiter, según nuestros modelos.

Sin embargo, es del tamaño de Neptuno, con una masa entre 2 y 3 veces mayor que la del planeta. Además, no tiene tanto hidrógeno, por lo que adquiere el tamaño que debería.

Sin embargo, no se sabe si era un planeta completamente formado que sufrió un accidente y tuvo la mala suerte de quedarse así o si nunca llegó a tener suficiente material para formarse completamente.

Este es el estándar de los planetas gaseosos: un núcleo formado por gases, pero muy sólido por la presión, que a su vez está rodeado por una gruesa capa de hidrógeno y helio.

El núcleo de Júpiter, por ejemplo, está formado por un tipo de estado de hidrógeno llamado hidrógeno metálico, que se produce cuando el gas está sometido a una inmensa presión, superior a 4 atmósferas terrestres.

Recibe el nombre de metálico porque tiene algunas características similares a las de los metales, como la óptima conducción de la energía. En Júpiter, el hidrógeno metálico es el responsable del campo magnético.

Oportunidad de estudio

La razón del núcleo expuesto del planeta es un verdadero y extraño misterio que desconcierta a los científicos, una incógnita. La respuesta debería llegar en el futuro con más observaciones y más estudios sobre el objeto.

A BBC News, Armstrong, el autor, dijo:

"Esto es una primicia, ya que nos dice que planetas como éste existen y pueden encontrarse, y tenemos la oportunidad de observar el núcleo de un planeta de una forma que no podemos hacer en nuestro propio sistema solar".

Y añade:

"Todavía hay grandes preguntas abiertas sobre la naturaleza del núcleo de Júpiter, por ejemplo, exoplanetas tan extraños e inusuales como éste nos dan una ventana a la formación de los planetas que no tenemos otra manera de explorar".

El estudio se publicó en la revista Nature, con información de BBC News y Space.com.

Ricky Joseph es un buscador de conocimiento. Él cree firmemente que a través de la comprensión del mundo que nos rodea, podemos trabajar para mejorarnos a nosotros mismos y a nuestra sociedad en su conjunto. Como tal, ha hecho que la misión de su vida sea aprender todo lo que pueda sobre el mundo y sus habitantes. Joseph ha trabajado en muchos campos diferentes, todos con el objetivo de ampliar sus conocimientos. Ha sido maestro, soldado y hombre de negocios, pero su verdadera pasión radica en la investigación. Actualmente trabaja como científico investigador para una importante compañía farmacéutica, donde se dedica a encontrar nuevos tratamientos para enfermedades que durante mucho tiempo se han considerado incurables. A través de la diligencia y el trabajo duro, Ricky Joseph se ha convertido en uno de los principales expertos en farmacología y química médica del mundo. Su nombre es conocido por científicos de todo el mundo y su trabajo continúa mejorando la vida de millones.